Autor Tema: Los Nucleares de Gravelines: diario de un Mundial.  (Leído 12937 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

alisios

  • usuario
  • E-060
    • Peter Lynn Vapor Riders
Los Nucleares de Gravelines: diario de un Mundial.
« Respuesta #10 en: 22/09/2006, 00:18:28 am »
El mundo por montera!
Le comento a Fernando que de no ir ellos, muy seguramente nosotros tampoco vayamos. Si ir sin Luis ya era un golpe duro, ir sin los compañeros de Viento Norte con su experiencia, suponía un replanteamiento total de los planes realizados hasta la fecha.

Me despido de Fernando que nos desea suerte y continuo trabajado sin quitarme la idea de la cabeza.

En cuanto saco un minuto llamo a Oiane, le comunico que los chicos de Burgos no vienen, y tampoco acepta bien la noticia. Se le ocurre consultar disponibilidad de billetes antes o después de lo previsto, cambiar de compañía, o incluso de lugar de partida y llegada. Tenemos billetes de ida un día antes de lo previsto solo que cuestan cuatro veces mas del presupuesto inicial.

Oiane llama a Fernando y éste a su vez a Jose Mari y a Carlos Juan. Tiramos la casa por la ventana, y una brisilla fresca vuelve a soplar lo suficiente como para poder empezar a rodar nuevamente con un plan nuevo.

alisios

  • usuario
  • E-060
    • Peter Lynn Vapor Riders
Los Nucleares de Gravelines: diario de un Mundial.
« Respuesta #11 en: 22/09/2006, 00:20:02 am »
I am, you are, he is, she is... recordando las clases de inglés.
Finalmente Luis nos pasa todos los contactos para que continuemos con las gestiones. De francés ni papa, y de inglés poco mas, menos mal que Philip habla estupendamente en inglés. Tanto los chicos de Viento Norte gracias a Álvaro, y a Juan “el francés”, y nosotros gracias a las herramientas del sistema de google, conseguimos hacernos entender con Philip.

Seremos cinco personas las que viajaremos a Gravelines. Philip que resulta estar muy atento y amable tanto por correo como telefónicamente, no tarda en interesarse por el rol que tiene Oiane en nuestro equipo y le oferta la posibilidad de ser Jurado en el Mundial. Aunque con dudas sobre su competencia, sobre todo porque tampoco domina el inglés, acepta encantada.

Philip nos confirma que irán a recogernos a Charleroi, el aeropuerto de Bruselas de manera gratuita, y que en vez de hospedarnos en un bungalow como teníamos previsto, nos quedaremos con él y parte de la organización francesa.

A su vez nos hace partícipes de una invitación a lo que bajo mi punto de vista es uno de los momentos mas importantes de la historia para el kite buggy, una reunión donde los dos máximos representantes del parakart de cada país participantes en el Campeonato del Mundo, deben decidir si es o no el momento para separar el kite buggy de la FISLY. Rápidamente se lo comunico a Luis, que lleva tiempo moviendo el tema en España.

Nuestras últimas dudas sin resolver se aclaran el lunes 11 de septiembre, unas horas antes de partir hacia Gravelines. Para entonces nuestros buggys, varias Broozas, y prácticamente la gama entera de Combat propiedad de Luis ya van desde hace varios días camino del Mundial.

alisios

  • usuario
  • E-060
    • Peter Lynn Vapor Riders
Los Nucleares de Gravelines: diario de un Mundial.
« Respuesta #12 en: 22/09/2006, 00:20:36 am »
La noche antes.
He estado parte de la tarde consultando nuevos datos sobre Gravelines y su playa, todo por intentar saber algo mas antes de llegar, ya no para tener ventaja sobre el resto de competidores, sino para al menos calmar los interrogantes personales.

Encuentro nuevo material sobre la pasada EuroCup, los comentarios de que en Gravelines suele soplar viento estable entre 25 y 30 km/h se desvanecen al ver fotos donde la arena está literalmente suspendida en el aire. Veo fotos de gente rodando con JoJo Instinct de pocos metros, Broozas de 3m e incluso alguna Buster modelo I de 2m con bridaje antiguo, lo cual me extraña a la vez que aumenta mis esperanzas de poder rodar con el resto. Pienso que tal vez, acostumbrados a rodar con grandes tallajes, y teniendo en cuenta que las cometas de altas prestaciones no son inferiores a 2.5m, no dispongan de tallas pequeñas para vientos tan fuertes. Por eso, aunque la Combat mas pequeña es de 2.9m me pareció muy acertado haber metido en la maleta para Oiane la AIREA Raptor II de 1.7m y la OZONE Razor 2.5m, tal vez acabara necesitándolas yo.

Es tarde y aunque tengo sueño no puedo dormir. Hay que levantarse sobre las 5 de la mañana para estar a las 8 en Villanubla, pero los nervios no saben de horarios.

alisios

  • usuario
  • E-060
    • Peter Lynn Vapor Riders
Los Nucleares de Gravelines: diario de un Mundial.
« Respuesta #13 en: 22/09/2006, 00:22:59 am »
Empieza nuestra aventura.

Martes, 12 de Septiembre de 2006.
Deberían prohibir los relojes despertadores, o al menos al igual que hacen con el tabaco avisar que su uso prolongado puede matar, no creo que esos sustos que pegan sean buenos para el corazón.

Literalmente me despierto sin saber que hora puede ser, ni que día, ni por qué ha sonado el despertador tan temprano.

A las 8:03h aparcamos en Villanubla. Los compañeros de Viento Norte ya se acercan con sus maletas. Tras los saludos nos ponemos a la cola para facturar, todo son risas y buen ambiente. Prácticamente solo se nos oye a nosotros en toda la cola. A pesar de todos los kilogramos de esperanzas que llevamos para hacerlo lo mejor posible, no nos pasamos de los kilos permitidos en nuestras maletas.

Partimos a las 10:10h de Villanubla. Llevo varios días sin rodar al estar mi XenoX de viaje, y aunque disponía del de Oiane no lo he usado por estar con las gestiones del viaje hasta el último minuto antes de partir. Tal vez por eso acarreo desde hace un par de días una molestia en el brazo izquierdo entre el biceps y el antebrazo. Hoy extrañamente me molesta aún mas que en días anteriores.

En el avión a pesar de que no podemos sentarnos juntos las risas y chistes continuan, Carlos Juan que ha salido de trabajar de noche está sin dormir, y a pesar de ello está especialmente sembrado, en una de esas hace reír a casi toda la tripulación.

Fernando nos cuenta un par de historias sobre un personaje de Zalduendo: “la ceras”, y ya a partir de ahí tuvimos risas para toooooodo el Mundial.

A las 12:05h nos plantamos en Charleroi, Bruselas. A penas nos movemos de la puerta de llegadas internacionales, pues aunque el aeropuerto es pequeñito, queremos poner todas las facilidades posibles a quien venga a buscarnos.

Pasan los minutos, son cerca de las 13h y continuamos en Charleroi sin noticias de la persona que tenía que venir a por nosotros. Personalmente me huelo el plantón. Decidimos dar un toque a uno de los responsables de la organización Freddy Verhaghe. Pero dar un toque y colgar, en plan cutre. En vez de uno doy dos, y me coge. No tengo ni idea de lo que dice. Carlos coge el móvil y empieza a chapurrear algo que se parece al francés. Al colgar parece que está todo solucionado, nuestro contacto en Charleroi ha debido salir de Gravelines a las 10h de la mañana, pero debería haber llegado hace ya rato. No sabía que Carlos chapurreara el francés, nos vendrá de perlas!

A eso de las 13:30h y entre una maraña de gente vemos aparecer a una persona con el poster en miniatura del Campeonato del Mundo. Todos suspiramos tranquilos y nos abalanzamos sobre él para saludarle. Se llama Gigi y solo habla francés, rondará los 38 años, no es muy alto y tira a delgado (os lo cuento porque en nuestra aventura juega un papel a nivel humano muy importante).

En Bruselas hace bastante calor. Cargamos nuestras maletas en una furgoneta grande de 9 plazas y nos ponemos camino de Gravelines. Gigi parece un tio callado, nosotros somos el contrapunto, sobre todo Oiane, Fernando y yo, que nos sentamos en los asientos posteriores y no dejamos de hablar. José Mari y Carlos que van delante con Gigi parecen mas cortados.

Tras unos 15 minutos paramos en una gasolinera, pensamos que Gigi va a repostar, pero no tarda en subir y damos la vuelta por donde habíamos venido. Parece perdido, y suponemos que su retraso para ir a buscarnos se debe a la misma causa.

Una vez en el camino correcto nuestra velocidad aumenta, Gigi conduce a toda leche, en algunos momentos incluso pasamos miedo. Hay mucho tráfico y a pesar de los intentos de nuestro conductor por ir rápido y de los dos carriles de la autovía el viaje se hace pesado, sobre todo por el calor que cada vez aprieta mas.

Son cerca de las 15h de la tarde cuando paramos a que Gigi coma algo. Como no sabe nada de inglés es Carlos el que traduce y se comunica con él. Le explicamos de donde venimos, y Fernando le enseña un video de Zalduendo que tiene en su PDA, se sorprende mucho al ver buggys rodando sobre hierba y aún mas al ver a Álvaro, Fernando y compañía atravesar las trialeras y zanjas de Zalduendo, poner el buggy a dos ruedas, hacer Kite Suf en la charcha con una Nasa...

Continuamos el viaje, el sol es cruel y no tiene piedad. Carlos, Fernando y Oiane aprovechan a dar una cabezadita, yo no dejo de ver árboles por todos lados, todo tiene un verde muy intenso.

Una vez pasado Dunquerke estamos mas cerca de nuestra meta, se empieza a observar en el cielo una especie de bruma, y mas viento. Nos acercamos al mar y el calor se hace mucho mas llevadero.

A lo lejos ya se divisa la central nuclear (bueno Homer Simpson diría: “nuuucelar, la palabra es: nuuaucelar) de Gravelines. Hemos llegado!

Gravelines, antiguamente “Graveling” tal vez por influencia inglesa ya que se encuentra en pleno Canal de la Mancha. Tiene 12.000 habitantes, y a vista de furgoneta se ve bonito, florido y acogedor. Vemos varios carteles anunciando el Campeonato del Mundo que nos animan y emocionan.

Llegamos a la escuela de vela de Gravelines Club Char à Voile, que nosotros denominaremos desde entonces: “char à voile”. Los primeros días tal y como se lee, y luego ya en el mas refinado francés: “xar a vuá”. Vemos varios carro velas, llevan ruedas de disco, y entonces entendemos la información de Philip de que en Gravelines se puede rodar con cualquier tipo de rueda: estándar, midi, disco, bigfoot. Esto se merece otro suspiro mas de alivio, pues las cosas después de todo van cuadrando.

José Mari se queda perplejo delante de los carro velas, le encantan, de hecho ya tiene dos de radio control hechos por el mismo, dos obras de arte sin duda. Viene a saludarnos un personaje con apariencia de cómic, tal vez por su peinado con canas y con una tendencia a una especie de cresta, con cara afable y bonachona, es Freddy Verhaghe con quien habíamos hablado desde el aeropuerto de Bruselas. Nos recibe amable y risueño con frases de viva España y similares, mientras se toca repetidas veces la inminente curva de la felicidad que sobresale por encima de su pantalón. Sonreímos agradecidos por su simpatía. Directamente nos llevan a una sala donde están nuestros XenoX. Del Xpeed no tenemos noticias.

Sin mucho tiempo para mas nos conducen al lugar donde dormiremos. Nosotros pensábamos que íbamos a dormir en el mismo club, o al menos eso fue lo que le entendimos a Philip Lefevre.
 
Como ya he comentado antes nuestra idea en principio era hospedarnos en un bungalow de uno de los camping del pueblo, y sigue siendo nuestra idea en el caso de que el lugar que nos tienen preparado no nos convenza, ya que llevamos comida para cocinar y no queremos molestar a nadie que no comparta nuestros horarios.

Entramos en la Base Náutica “Jean Binard”. Allí nos tienen todo preparado, no conocemos el nombre del encargado, pero desde aquel día será para nosotros “el de la camiseta roja” (a pesar de que fuera vestido de otro color). Aunque no hablamos de tarifas, nos reciben tan bien que nos sentimos como en casa, y por lo tanto obligados a quedarnos. Prácticamente desde ese momento a la Base Náutica le llamamos: “casa”. No tardan en conseguirnos un hornillo eléctrico para preparar la comida, y también una sala amplia donde poder cocinar y comer tranquilos y a nuestra bola.

La Base Nautica es una especie de casa baja prefabricada con varias habitaciones unas 18-20, con diversas salas de reuniones que a la vista del material que contienen improvisan a modo de clases seguramente de vela y carro velas, además de baños y duchas comunes. Delante justo a 10 metros está el mar, en el momento de nuestra llegada en marea alta. Detrás tenemos un parking lleno de catamaranes y el faro. A nuestra izquierda un canal de unos 75-100 metros de anchura que divide Gravelines en dos mitades, con un dique largo que se introduce en el mar. A la derecha otro edificio bajo y prefabricado con mesas que suponemos que es el bar o cafetería de la Base.

En una de estas que estamos siguiendo al de la camiseta roja, entramos en una sala donde hay una caja enorme: el Xpeed de Luis, varias Broozas y las Combat! La artillería pesada!

Descargamos las maletas y acto seguido cargamos el Xpeed y las cometas en la furgoneta de Gigi. Desde la ventana de la habitación, de un escupitajillo un poco fuerte seguro que se puede llegar al mar. La marea esta en su máximo nivel.

Una vez de vuelta en el char à voile, empezamos a montar nuestros buggys, cuando algunos franceses los ven se quedan sorprendidos. Por allí anda otro chico, alto, fuerte y rubio, habla inglés, y por su relación con Freddy Verhaghe y compañía suponemos que forma parte de la organización. Noto que nos mira de vez en cuando pero no nos saluda.

Mientras montamos llega Philip Lefevre, nuestro contacto por correo electrónico inédito todo el mes de agosto. Aunque amable es menos efusivo que el resto de franceses (puede ser que mi inglés no de para mas y se haya quedado cortado), nos pregunta sobre nuestro viaje y nos da la bienvenida.

Estos prácticamente han montado sus buggys, Oiane y yo en cambio habíamos desmontado algo mas el XenoX con el consiguiente martirio que supone eso para volverlo a montar, y el Xpeed sinceramente no sé ni por donde cogerlo. Nos olvidamos de rodar hoy viendo las horas que son. Invitados por Freddy, Gigi y compañía subimos al bar del char à voile. Un lugar difícil de olvidar tanto en su exterior como interior. Lo recuerdo de las fotos que vi en internet.

Nos invitan a una cerveza, y nos dan los detalles de la playa: 3km de largo y 5km de ancho con bajamar. Sencillamente impresionante!

Los chicos de Viento Norte publicitan muy bien Zalduendo, les entregan varios carteles para pegar por el char à voile, DVDs para entregar a cada equipo, y un sin fin de datos sobre Zalduendo y sus inmediaciones (Atapuerca, Burgos...). Continuamente nos preguntan si todo es de nuestro gusto. Estamos totalmente asombrados con su reacción, nos tratan como si fuéramos estrellas del kite buggy. No esperábamos tal recibimiento. Pasamos al despacho de Freddy que parece ser el director del Club y se meten en la página de Viento Norte para ver la orografía y algunas fotos de Zalduendo.

Poco después nos despedimos de ellos dejando los buggys a medio montar, y vamos a cenar. Es pronto todavía pero como no hemos comido en condiciones no le vamos a hacer feos a una cena gratis. Cenamos en la cafetería de la Base Nautica, nos atiende una mujer muy agradable con muuuchos coloretes en la cara, como imaginareis desde ese día le llamamos... cómo? Pues si, la mujer de rojo! Je je!!

Tras la cena salimos a dar una pequeña vuelta por el pueblo sin alejarnos mucho de la Base Náutica, paseando por la plaza vemos una cara conocida. Es el hombre joven, fuerte, alto y rubio que estaba en el char à voile por la tarde, el que nos miraba pero no nos saludó. Algo había cambiado en su rostro. Se acercó a nosotros y en inglés nos preguntó algo que no entendimos ninguno. Nos presentamos uno a uno, se llamaba Jerome y no era inglés, sino holandés. Yo no tardé en reaccionar! Jerome de Holanda?  tiene que ser Jerome Grimminick (Luis me había hablado de él). Dorsal H9, patrocinado por la marca de buggys Xracer y por Libre aunque nos consta que tiene una Combat personalizada. Efectivamente era el. Una estrella del kite buggy!! En el foro nuestro es Pinky H9, y se registró hace varios meses para invitarnos a asistir a la EuroCup de Gravelines, qué pequeño es el mundo!

El tio superamable, contestaba nuestras preguntas, nos dijo que estaba con un amigo, pero que se había cansado de él y estaba dando una vuelta por el pueblo, nos invitó a dar un paseo. Tiramos hacia el canal. Nos dio el parte de viento para el día siguiente, nos habló sobre las mareas y estuvimos echando unas risas. Luego nos invitó a tomar una cerveza. Andamos unos 5 minutos hasta un parking cercano. Estaba allí con su furgoneta y su buggy Xracer, al lado un chico mas joven que él, que no habló mucho con nosotros. Jerome le disculpó diciendo que solo sabía alemán, nos dijo que se llamaba Bjorn, también tenía un buggy Xracer y su furgoneta llena de pegatinas de Ozone. Nos impresionaron sus buggys, y mas cuando vimos los lastres en ruedas delanteras y eje trasero. Enorme! El Xpeed parecía quedarse pequeño a su lado! En total 55 kg. de peso. Directamente le cosimos a preguntas, por qué buggys tan pesados, por qué cometas tan grandes y líneas tan cortas... en resumidas cuentas, todo para lograr mayor rendimiento. Le preguntamos a qué velocidad se rueda en Gravelines, nos dijo que normalmente sobre los 75-80km/h, pero que en la Eurocup llegaron a alcanzar los 100km/h. Caí entonces en las fotos de la arena en suspensión, y las cometas pequeñas que había visto en fotos hacía a penas 24h.

Justo nos llamó Luis, ya le dijimos que estabamos con Jerome Grimminick, le contamos que el material había llegado sano y salvo, y lo bien que nos habían recibido los franceses.

Nos despedimos de Jerome y de Bjorn al rato, y nos fuimos para la cama.

alisios

  • usuario
  • E-060
    • Peter Lynn Vapor Riders
Los Nucleares de Gravelines: diario de un Mundial.
« Respuesta #14 en: 22/09/2006, 00:24:25 am »
Miercoles 13 de septiembre de 2006.
A las 8h ya estábamos desayunando. La mujer de rojo, la de la cafetería de la Base tenía menos coloretes en la cara. Nos habíamos propuesto terminar de montar los buggys cuanto antes, y empezar a rodar para ir acostumbrándonos al terreno.

Para cuando acabamos de montar los buggys son mas de las 10h, a penas hay viento, pero la playa ya está enorme. Hemos divisado varias zonas húmedas en la zona cercana al dique, y suponemos que en la zona central y derecha de la playa la arena estará mas rodable.

Finalmente con un poco de sentido común y con las indicaciones del padre de la criatura, hemos montado el Xpeed con los alargadores lo mas bajos posibles, y con las pletinas del eje trasero boca a bajo, para ir lo mas pegado al suelo, y bajar por lo tanto el centro de gravedad.

Hace buen dia, y el calor parece que también apretará hoy. Las previsiones que tenía desde casa no eran buenas, daban lluvia para casi toda la semana. Desde luego no tiene pinta de llover, aunque los pantalones largos no sobran.

Saco la Combat 7.5m, a penas hay viento y le cuesta levantarse, pruebo a rodar con el Xpeed y el viento para al momento. Entra de tierra a mar. Fernando prueba con la Brooza 5.5m y obtiene el mismo resultado. José Mari saca su Quadrifoil de 5m y se queda tirado a 40m del campamento. Parece que algo sube el viento. Carlos saca la Combat de 8.6m y se mueve, se aleja de las dunas que tenemos a nuestras espaldas y coge velocidad dirección al dique, por allá por donde va levanta agua a su paso, tan encharcado está todo?

Pruebo nuevamente con la 7.5m, me encuentro raro en el Xpeed, tengo que llevar las piernas estiradas casi al completo, y cuesta girar. Irremediablemente tengo que empoparme para coger velocidad. Me introduzco en una zona de charcos que no tiene fin también dirección al dique, el viento está vacilón, y la cometa cae repetidas veces al suelo, cada vez que cae coge mas agua y arena y es mas complicada de levantar. Tras intentar ceñir hasta el campamento a la entrada de la playa sin conseguirlo, vuelo la cometa hasta allí y dejo el Xpeed donde el viento me dejó tirado.

Carlos va a ratos por el fondo de la playa, parece que esta intentando ceñir pero no puede, desde luego erramos al pensar que los charcos eran pocos y estaban en un par de sitios. Prácticamente toda la playa está repleta de charcos.

Llegan Jerome, Bjorn y algún chico mas. Se ponen a unos 25m de nosotros. Todos con buggys Xracer. Jerome ni nos saluda, que raro!. Bjorn nos dice un tímido hola, y saca una Yakuza de 14m de color amarillo, negro y azul, le cuesta moverla, lleva lineas como mucho de 20m, se monta en su buggy y a penas puede roda, la cometa se le pliega continuamente. Volvemos a respirar tranquilos. Rueda descalzo. Todos nosotros salvo Fernando que usa escarpines, con botas de trekking.

Carlos sigue rodando por el fondo de la playa, aunque se aprecia que en momentos tiene problemas para levantar la Combat, seguramente debido a que ha cogido agua y arena, sus trayectorias siguen chivándonos que toda la playa está llena de charcos.

Bjorn aburrido, ata a sus líneas de 20m otras líneas de medida similar, y levanta la Yakuza, intenta volar. Los 14m de trapo le traccionan sin esfuerzo, pero es muy lenta para moverla.

Carlos vuelve con el buggy en la mano. Comenta que a pesar de las dificultades se ha divertido un montón. Se merece nuestro reconocimiento por intentarlo sin cesar. Eso si, llega hecho una croqueta por la cantidad de agua y arena que trae.

El viento parece espabilar. Bjorn se deja de inventos, y se pone a rodar con Yakuza de 14m, se acerca al dique para evitar las turbulencias provocadas por los edificios y las dunas, y se le ve rodar rápido en ocasiones muy pegado al mar.

Ahora prueba Jerome con una Vampir Race Pro, tiene que ser la mas grande de la serie, o lo que es lo mismo: 15.5m de color naranja y negro. Creo que son sus colores. Rueda en calzoncillos. Suponemos que por los charcos. En 10 minutos desiste.

Yo no me quiero quedar sin probar, cojo la Combat 8.6m que es lo mas grande que hemos traído. El viento aunque racheado permite rodar. Me dirijo igual que hizo Bjorn hacia el dique, todo son charcos, es como rodar por el mar. El viento empieza a entrar mas fuerte cerca del dique, voy enganchado al arnés, y estoy ya completamente empapado de agua y arena. Me resulta difícil dominar la cometa, pues en esta zona entra mas viento que al lado del campamento. Paso a derivar. Confío en la estabilidad del Xpeed pero me intento desenganchar  del arnés, un percance a esas velocidades el primer día de estancia en Gravelines sería un lastre duro de sobrellevar. No puedo dominar la cometa, y tampoco soltarme del arnés, está soplando duro, la bajo a ras de suelo para evitar que en cualquier maniobra me pueda sacar despedido como un pelele, y sin control el estabilo roza el agua y la cometa se desploma.

De verdad sopla duro allí abajo, miro para atrás y el campamento está lejos, aunque me encuentro confiado de poder volver. Me levanto, mis pies están bajo el agua, y gran parte de la cometa también, el charco es interminable y tendrá una profundidad de 10-12cm.

Levanto la cometa con muuuchas dificultades, nunca me costó tanto, pesa demasiado, ha cogido todavía mas agua y arena, cuesta mucho moverla, el viento arrecia, y es difícil dominarla en vuelo estático. La cometa me arrastra por los charcos, y me cuesta mantenerme en pie, sigue tirando incluso en el borde de la ventana.

Al montarme en el buggy no hago mas que derivar debido a lo pasado que voy y a los charcos. Bjorn sigue gozándola cerca del mar con su Yakuza 14m. La Combat sin control se posa repetidas veces en el suelo, cogiendo cada vez mas agua y arena. Debo llevar cerca de 25 minutos intentando volver y sinceramente no puedo. La cometa me ha levantado del suelo cerca de 30-40cm de altura teniéndola quieta en el zenith, y me ha empujado unos 3-4m hacia delante. Una y otra vez me aleja de la posición del buggy, tengo que soltarla varias veces para no salir despedido, y vuelve a coger cada vez mas agua y arena. Esto es un infierno!! Cada vez me cuesta mas volver hasta donde está el buggy.

Cuando en un par de ocasiones logro llegar hasta él y sentarme la cometa se desploma y pliega, cogiendo todavia mas agua y arena. Juro hasta en hebreo. Estoy desesperado, y las rachas cada vez son mas fuertes al lado del dique.

Me trago mi orgullo a regañadientes, enrollo las líneas y pliego la cometa que está en muy mal estado totalmente empapada y llena de arena. Me toca empujar el buggy diría que mas de kilómetro y pico hasta el campamento al inicio de la playa. Tardo cerca de 20 minutos aunque me parecen toda una eternidad, es un calvario.

Tengo tiempo para pensar, e interrogarme cruelmente que narices pinto yo allí, desde luego la cita me queda grande, y pienso que si la playa y el viento continúan en esas condiciones no seré capaz de completar ni una vuelta. Ha sido un baño de agua literal, y a su vez un baño de humildad enorme.

Al llegar al campamento, he tenido tiempo de digerir mi orgullo. Con los ánimos de los compañeros de expedición me recupero un poco, aunque ha sido un gran palo, además Bjorn sigue rodando cerca de la línea de mar sin aparentes problemas.

Luego Oiane ha intentado rodar con la Razor 2.5m y el XenoX, ha encontrado mucha turbulencia al estar tan cerca de tierra, y en un giro se le ha clavado la rueda en un trozo de arena mas blanda, y la cometa le ha sacado del buggy. Está bien y todos nos reímos, aunque antes ya se ha reído el señor Jerome y sus colegas. Vaya, para saludar no tiene boca y para reír si.

Todos lo volvemos a intentar con mejores resultados, yo me voy recuperando, es una de las mejores cosas que tengo: me puedo caer 100 veces, pero siempre me vuelvo a levantar.

Rodamos algo, aunque sin tirar cohetes, la arena mojada está literalmente encharcada, en la seca las ruedas estándar de los XenoX se clavan, y las del Xpeed en según que zonas también. Cómo es posible que nos dijeran que aquí se puede rodar con todo tipo de ruedas? Nos sentimos muy desengañados. Tal vez los carro velas rueden con sus ruedas de disco cerca de la línea de mar donde parece que no hay charcos y la arena está dura, pero desde luego un buggy con rueda estándar lo tiene muy complicado para poder obtener un rendimiento satisfactorio. Además tanto Fernando como Carlos que ruedan con arnés de gancho, debido al rozamiento del cabo de arnés lleno de arena y agua con el gancho, han roto un par de cabos cada uno.

A media tarde empieza a llegar gente a la playa y la marea a subir. Llega parte del equipo francés y suizo, son también muy amables y se sorprenden al ver un equipo español y nuestros buggys con rueda estándar. Les comentamos que esperábamos otro tipo de terreno, con arena húmeda pero sin charcos. Vuelven a sorprenderse al escuchar que normalmente rodamos en hierba.

Las instalaciones del char à voile están realmente bien, pues cuando recogemos todo el material a última hora de la tarde, con la marea pisándonos los talones, disponemos de una manguera para darles un buen repaso a los buggys que están literalmente llenos de agua y arena, igual que nosotros.

Tras ello guardamos los buggys en una zona verde cerca del char à voile que suponemos que será el parking de buggys del Mundial.

La ducha y la cena en una de las salas de la Base Nautica con buena compañía nos reconfortan a todos.

alisios

  • usuario
  • E-060
    • Peter Lynn Vapor Riders
Los Nucleares de Gravelines: diario de un Mundial.
« Respuesta #15 en: 22/09/2006, 00:26:16 am »
Jueves 14 de septiembre de 2006.
Dormimos como ceporros, y al levantarnos temprano notamos ya algunos síntomas muy leves de cansancio.

Personalmente viendo lo ocurrido el día anterior no me apetece rodar lo mas mínimo, estoy que no me reconozco. Sin embargo no es la primera vez que me ocurre esto. Cuando me ha tocado rodar en algún lugar realmente incómodo por sus características y falta de viento he notado la misma sensación. Creo que rodar sin una pizca de confort no me divierte.

Como contrapunto el ambiente del grupo es realmente bueno, y ayuda a elevar la moral.

Cuando llegamos al char à voile los equipos van llegando, hay un ambiente frenético, montando carpas, delimitando zonas, preparando las casetas para cada equipo...

Nos toca confirmar la inscripción. Todo está muy bien organizado, pero ni Carlos ni yo estamos a la altura, pues no hemos llevado el D.N.I. que valide que nuestros nombres coinciden con nuestra cara. Con toda la amabilidad del mundo nos piden que vayamos a buscarlos. Corremos hasta casa, y a la vuelta acabamos con el papeleo. Nos entregan un forro polar con un distintivo del Campeonato Mundial de Kite Buggy 2006 en Gravelines que nos ponemos con mucho orgullo, un listado con todos los equipos y participantes con su dorsal correspondiente, varios tickets con descuentos y cenas gratuitas por ser pilotos, en bares y restaurantes del pueblo... Definitivamente estamos en el Campeonato del Mundo, y la organización está siendo magnífica. Mucho orden y rigor.
 
Al llegar a la playa el ambiente es mas concurrido que el día anterior, pues los pilotos van llegando, y preparan también su material. La marea parece no haber subido tanto como el día anterior, y hay menos charcos, y son de menor profundidad. Son buenas noticias para nosotros.

Ya han delimitado la playa con vallas metálicas para acotar el box correspondiente a cada equipo. Nosotros estaremos todos los días con el equipo suizo, que lo componen tres pilotos. Son muy ordenados, y al menos yo me encuentro algo perdido. En un par de ocasiones me llaman la atención, no de muy buenas maneras, ya que tenía el buggy dentro del box y he rodado 4 metros por encima de alguna de sus líneas. De todo se aprende. Habrá que dejar las cometas dentro, y los buggys fuera del box.

Philip habla con Oiane respecto a su participación en el Mundial como Jurado. Nos comentan que tenemos que elegir un capitán de equipo, y como no queremos ser ninguno, le pasamos el marrón a Oiane pensando que es mas un cargo meramente anecdótico y representativo. Además nosotros estamos un pelín agobiados puesto que la serie de Combat de Luis no tiene ni líneas ni mandos, y tenemos que estar alternando las líneas de otras cometas que hemos llevado para poder probar diferentes tallas, y no estamos acostumbrados.

En la playa nos cruzamos con un señor de perilla, regordete y con pinta algo extravagante pero simpática, es Anthony DK, el creador de los videos de la página de powerkites, una leyenda! Habla en perfecto inglés, y nos comunica que la organización le ha dicho que tal vez necesitemos buggys con ruedas bigfoot. Está dispuesto a dejarnos su buggy personal, un Libre Hardcore. Todo son ayudas por hacer que nos sintamos aún mejor. Su buggy lo usará Carlos Juan.

Salgo a rodar con el Xpeed y la Combat 3.9m que conozco bien, el viento vuelve a ser de tierra a mar, los charcos son mas reducidos aunque me termino mojando igual. De momento prefiero rodar solo, aunque me tientan las ganas de meterme en alguna de las timbas que tienen montados pequeños grupos de pilotos, ruedan bordos a la par, como queriendo comprobar sus fuerzas y habilidades.

El viento inapreciablemente va subiendo. Confío en una de las cometas que mejor conozco, pues he rodado con ella gran parte del verano, y confío en el arnés. Voy cómodo en el Xpeed, y aunque le he acortado el eje delantero en comparación con el día anterior, continuo con algunas dificultades a la hora de dar los giros, por llevar la pierna estirada.

Poco a poco me voy soltando, veo pasar a mis compañeros con los XenoX y no van mal, al contrario, sobre todo Fernando con su Brooza. Creo que todos estamos disfrutando, bueno, menos Oiane que le han reclutado para una reunión de Jurados.

La Combat empieza a tirar con fuerza, mas de lo que estoy acostumbrado, y empiezo a tener dificultades para soltarme del arnés en los giros, empiezo a derivar sin control y me como un charco enrome. Puf! Calado hasta las trancas. Voy sentado en una bañera rodante, pues en el asiento el agua me cubre hasta casi la cintura. Intento ceñir hasta nuestro box, pero el viento ha subido bastante, y me es literalmente imposible ceñir.

Cada vez me cuesta mas dominar la cometa. En una racha la cometa me levanta del buggy, y solo quedo unido a él por el strap derecho del buggy que evita que salga despedido como un muñeco de trapo. Caigo al suelo poco después. Todavía voy enganchado al arnés y tanto la cometa como el buggy me arrastran varios metros por la arena.

Me levanto de seguido. Salvo la moral, no me duele nada mas de lo que debiera. Levanto la cometa y continúo intentando ceñir. Es imposible. Llevo un buen rato intentándolo, y teniendo que soltar la cometa varias veces. Menos mal que llevo los leash, sino la cometa se me hubiera hundido en el mar, pues estoy muy cerca de él.

Al rato ya estoy desesperado, he perdido la confianza en el arnés, y el buggy me deriva continuamente hacia el mar. Me paro a descansar. Pasa Fernando, que ha bajado talla, de la Brooza 5.5m a la Brooza 4m, también lo ha pasado mal con la talla grande. Me ayuda a plegar la cometa, y me presta un cabo de cordino para empujar el buggy hasta el box. Nueva caminata y nueva comida de coco. Las dudas e interrogantes me esperaban acechantes y cortan crueles sin miramientos. La moral que había recuperado se ha vuelto a ahogar en los charcos de la playa.

De camino al box veo una Buster 2m cerca de nuestra posición. Debe ser Oiane intentandolo de nuevo.

Tras la nueva caminata, larga también, tengo tiempo de recuperarme bastante. Llego incluso animado al box, canturreando una canción en Euskera que en castellano dice algo así como: “aúpalo en la espalda y continua!... si en el camino se cae tu hermano al suelo, aúpalo en la espalda y continúa!” Por allí ronda Anthony DK con su cámara dispuesto a grabar mi caminata. Me lo tomo con buen humor.

Después de cambiarme de ropa, y ponerle líneas a la 2.9m no tardo en volver a probar. Al ser de una serie diferente noto cambios en ella muy pronto, es algo menos puntiaguda en los estabilos, mas estable, y menos violenta que los prototipos de 2005 con los que había rodado hasta la fecha. Aúpalo en la espalda y continúa. El viento está caprichoso, y a ratos voy casi parado, y por nada del mundo mi velocidad es comparable con la del resto de pilotos.

Cada vez llegan mas participantes, a penas he visto un buggy con ruedas de disco, y ninguno con ruedas estándar, todos montan bigfoot, cometas enormes con líneas mas cortas que las nuestras, diría que entre 10 y 20m. Vemos mucha Yakuza, Vampir Race Pro, y Combat (ésta última sobre todo en los equipos inglés e irlandés), algunas de bajo gramaje, de 27gr., nos confirma Roger el distribuidor de PKD en Irlanda y que estuvo hablando con nosotros gracias a que Fernando le conoció en la Transat des Sables de 2004. Nuestras Combat llevan un gramaje de 42 gr. Creemos diferenciarlas porque tienen un brillo diferente a las de gramaje normal. En menor medida Bora, y JoJo RM + y alguna Century de los pilotos franceses que todavía no disponen de Combat. En este sentido estamos tranquilos pues sabemos de las posibilidades y prestaciones de la Combat.

A penas he estado con Oiane en todo el día, pues creo que ha habido mas de una reunión, y a las 20h nuevamente deben reunirse los Jurados. Están preparando todo de manera excelente. Dejamos a Oiane en compañía de Anthony DK que le traducirá todo al inglés, aunque Oiane el inglés tampoco lo domina.

Nosotros subimos al bar del char à voile. Allí el ambiente es increíble, pilotos de un montón de países y muy buen ambiente, algunos nos miran extrañados aunque con una sonrisa en la boca. Un cartel del próximo festival de Zalduendo preside la barra, la gente lo observa con curiosidad.

Coincidimos con Gigi, que se muestra muy amable y colaborador, siempre interesado de que todo esté a nuestro gusto. Habla con Carlos continuamente, parece que están haciendo muy buenas migas.

Nos encontramos también con Dennis Sanchez, piloto francés patrocinado por bilboquet y que vuela en las carreras francesas con PKD, especialmente con Century, pues en Francia, nos dice, no se comercializa todavía la Combat. Su padre nació en Baiona y chapurrea el español. A su vez forma parte del equipo de powerkites, y su pareja, Esmeralda, graba y edita varios videos junto con Anthony DK para powerkites. Son realmente simpáticos. Nos confirma que seguramente un amigo suyo pueda prestarnos otro buggy con ruedas bigfoot.

Comenta que él no competirá ya que al menos en Francia el derecho a participar en el Mundial lo dan los puntos logrados a lo largo de toda la temporada. Solo corren los 10 primeros de la clasificación y él, nos dice que ha sido el número 25. Nos sentimos a otro nivel diferente al resto de pilotos. En mi foro interno pienso que los dos podiums en Laredo y Zalduendo deben darme moral para no setirme tan diferente al resto de pilotos de otros países.

A pesar de que estamos muy a gusto, empezamos a preguntar por Oiane, pues la reunión supera ya la hora y media de duración. Bajamos a la calle. Ha parado el viento por completo.

Llega el amigo de Dennis Sanchez, tiene un Cameleon modificado con ruedas bigfoot, y será José Mari quien lo utilice. Poco a poco nos vamos equipando. Nos queda conseguir uno para Fernando, aunque no está muy convencido de rodar con un buggy que no sea el suyo.

Al rato vemos salir por un puerta a un personaje que Fernando también conoce, cuando se le acerca no tarda en saludarle  con un grito de alegría dice con acento irlandés: “Comaaaando Saaapo!!!” es Kurt Savage, otro de los pilotos con los que Fernando, Chema y Nacho compartieron kilómetros en el Transat des Sables de 2004. Es muy hablador y parece simpático. Nos cuenta que se ha escapado de la reunión pues estaba ya harto.

La espera a que acaben la reunión se hace muy pesada. Al final viene a durar cerca de tres horas. Nos despedimos de la gente, y de camino a casa Oiane nos cuenta lo que ha podido entender.

Resultó no ser una reunión de Jurados, sino de Capitanes de equipo, y no se ha tratado nada de normas ni reglamentaciones, sino que se ha hablado sobre la futura Federación Internacional de Kite Buggy. No contábamos con eso!  Oiane nos confiesa que no era la persona mas adecuada para estar en esa reunión, y le miramos compadeciéndole pues le hemos dejado el marrón de ser Capitana creyendo que era un cargo representativo.

Básicamente todos los países salvo Inglaterra e Irlanda están a favor de la separación del Kite Buggy de la FISLY, no llegamos a entender bien el porqué de la negativa de ingleses e irlandeses, aunque ahora nos cuadran mas cosas de las explicadas por Luis. Hace dos años, cuando se celebró el Europeo de Kite Buggy en Irlanda, Nacho y Luis quisieron ir a competir, pero la organización dejó mucho que desear, porque por parte de algunos países se boicoteó la competición no mandando a los mejores pilotos.

La reunión, nos cuenta Oiane, ha sido tensa en varios momentos. Jerome Grimminick ha sido el encargado de hablar la mayor parte del tiempo. Oiane ha estado sentada al lado de Uta Niessen, la campeona del mundo, que se ha encargado en muchos momentos de poner paz, y ha tenido en todo momento en cuenta a Oiane a la hora de hablar.

Desde el primer momento, Oiane, viendo lo que se le podía venir encima ha dejado claro que ella solo es la Capitana de nuestro equipo, y que para nada representa al Kite Buggy en España. El resto parece entenderlo. Explica que en España no hay Federación de Parakart, y continúa explicando lo acordado con Luis antes de partir hacia Gravelines, es decir, nuestra intención es formar parte de la Federación Internacional de Kite Buggy, y haremos todo lo posible por estar con ellos. Para datos mas específicos les remite directamente a Luis.

Al final, como resumen se ha creado un pequeño grupo de representantes que serán los encargados de hablar con la FISLY para exponerles las intenciones del mundo del Kite Buggy de separarse de ella.

Al parecer para hacer presión frente a la FISLY, necesitan saber mas o menos cuantas personas practican el parakart en cada país. Oiane estima que en España unas 150 personas, y tanto Philip como Jerome confirman el dato, por varias conversaciones que han tenido en los últimos meses con Luis. Algunos capitanes parecen sorprendidos al saber que tantas personas practican en España.

La idea de la KBA (Asociación Internacional de Kite Buggy), es funcionar a base de Eurocups, y ya ponen fecha para la próxima. Será en Marzo, también en Francia, concretamente en la playa de Saint Michel. Quieren que cada país organice una Eurocup, e incluso se habla de que Zalduendo, con la buena publicidad que le han hecho los compañeros de Viento Norte, pueda alojar una EuroCup en el futuro.

Soñamos con poder competir en unos años en nuestro terreno.

alisios

  • usuario
  • E-060
    • Peter Lynn Vapor Riders
Los Nucleares de Gravelines: diario de un Mundial.
« Respuesta #16 en: 22/09/2006, 14:59:53 pm »
Viernes 15 de septiembre de 2006.
Hoy es el primer día de competición. El despertador vuelve a sonar demasiado pronto, y el cansancio hace mella en nosotros, ayer superamos la media noche fabricando los dorsales que llevaremos en la competición. Noto las manos hinchadas por el esfuerzo y el roce con los mandos, y el dolor en el brazo que traje hasta Gravelines no se ha marchado.

Comentamos entre nosotros que tal vez el cansancio sea mas psicológico que físico, debido a la diferencia de nivel en este terreno que percibimos entre los otros pilotos y nosotros.

Llegamos al char à voile. Ya tienen preparado todo con banderas, carpas, boxes vallados, y una caseta privada para que cada equipo pueda dejar su material allí (cometas, arneses, guantes, cascos...). Una gran organización. Nos sentimos parte de algo importante, y en esos momentos nos acordamos de la gente con la que solemos rodar, y mas de algunos que hubieran querido estar aquí.

El punto de chequeo de buggys también está preparado. Dos marshall se encargan de revisar los buggys uno a uno. Hay cola para entrar a la playa. Revisan pesos, medidas, ruedas, posibles bordes punzantes o cortantes. Nuestros buggys pasan todos sin problemas menos el Xpeed, que tiene el tornillo pasador de la rueda delantera demasiado sobresaliente, y le faltan dos tapones en dos agujeros de los extremos de la horquilla. Me dicen que si los tapo con cinta aislante, por ejemplo, puedo competir. Nos hacen la foto de rigor a todos y nos dirigimos emocionados hasta nuestro box y caseta.

Además de las cometas prestadas por Luis, prácticamente todos hemos llevado algo de nuestra bolsa para poder disponer de mas tallas. Fernando por ejemplo lleva Brooza de 2, 3, 4, y 5.5m (toda su bolsa de cometas); José Mari lleva su Century 2.5m, su Buster de 4m, y su Quadrifoil de 5m; yo, por mi parte Raptor II 1.7m, Razor 2.5m, Century 4.5m y las Combat de 3.9 y 7.5m que he estado volando durante el verano. Aunque venimos esponsorizados por PKD España, alguna cometa de las que traemos puede sacarnos de algún apuro.

Los suizos llevan un rato ya en el box, y tienen todo bien preparado. Hoy ya no me han llamado la atención. Poco a poco voy mejorando. Aunque para orden y preparación la de los ingleses! Todas las cometas en sus bolsas, con las líneas estiradas, guardando una distancia regular entre unas y otras. Además sus buggys están puestos en línea, como si fuera una formación de combate! Impresionante!

El viento ha cambiado hoy, entra de mar a tierra, y sopla mas estable y con mas fuerza que en días anteriores. Probamos con varias tallas pequeñas de Combat: 2.9m, 3.5m, y desde luego la ideal es la 2.9m, con 3.5m vamos pasados. Finalmente Carlos Juan ha puesto sus líneas en ella y acaba pilotándola él. Yo saco la Razor 2.5m, José Mari coge la Century de 2.5m de fatídico recuerdo para él, pues le provocó una grave lesión de rodilla, y Fernando que ha rechazado usar un buggy diferente al suyo, usará Brooza y XenoX con rueda midi detrás prestadas por Carlos Juan.

Nuestras cometas sin duda son las mas pequeñas y las que utilizan las líneas mas largas.

En una rodada Carlos Juan se golpea en las costillas contra la barra lateral del buggy. Comenta muchas molestias y dificultades para rodar, aún así lo va a intentar.

Observamos como Jerome Grimminick realiza varios recorridos y los comenta luego con Philip Lefevre que es el Race Master, parece que los recorridos los propone el propio Jerome. Sabemos que algo tuvo que ver con la organización de las EuroCups, pero es de extrañar que un piloto tenga tanto poder dentro de la organización de un Mundial. De todas formas no nos queda mas remedio que confiar en su ética deportiva.

Al rato los dos marshall de chequeo de buggys pasan por nuestro box, examinan la cinta aislante que he puesto en los puntos que tenían anotados que debía reforzar. Todo rigurosidad.

A pesar de los bajones de moral que he tenido, creo que es el momento de meterse en alguna timba de las que tienen montadas por aquí los pilotos. Me intento unir a los irlandeses con el Xpeed y la Razor 2.5m, hacemos bordos largos casi de empopada, y siempre acabo quedándome atrás. Voy notablemente corto de cometa.

Hacia medio día nos convocan al breafing general mediante una sirena y una bandera. Todos somos puntuales y nos colocamos en un corro muy abierto para que todo el mundo pueda tener la oportunidad de ver. Nos dan la bienvenida por países a todos los pilotos, que vamos saliendo al centro del corro, y posamos para las fotos. Todo el mundo aplaude a todo el mundo con mucho respeto, en nuestro turno creemos percibir una especial simpatía por parte del resto, eso si, desconocemos los motivos. Al acabar nos convocan para el breafing de carrera, que será en 20 minutos.

Estó está a punto de empezar! Suena la sirena y la bandera de breafing hondea en el aire en la mano de Philip. Hay ánimos y miradas cómplices dentro de nuestro equipo. Hablo en voz alta para mi, pero sé que ellos me están escuchando. Me acuerdo de la gente que sueña con estar alguna vez donde hoy estamos nosotros, y sobre todo y de nuevo de los que quisieron venir y no pudieron.

Una vez en el corro de pilotos, Murphy viene a cobrarse su deuda y el mas alto se pone delante de nosotros. Nos hacemos un hueco sin molestar. Yo sigo las indicaciones con una rodilla en tierra. El ambiente es magnífico. Todo es silencio para escuchar las indicaciones de Philip, aunque apenas entiendo nada de lo dicho, pues habla en francés e inglés. Observo tras mi gafas de sol al resto de pilotos, mujeres, hombres y niños. Cada uno con su estilo e indumentaria. Gente descalza, en chanclas, sandalias, con botas de monte, de trekking, botas de militar, de goma, botas de moto, zapatillas normales de deporte; unos en pantalón corto, bermudas, vaqueros, chandal, algo que se parece a un pijama!, buzos de agua...

Aparece otra de las figuras importantes para nuestro grupo en el Mundial: Marie. Es una chica joven, francesa, y supongo que se acercó a nosotros siguiendo el acento español. No tarda en ofrecernos su ayuda para traducirnos lo que necesitemos del francés. Su madre es de Alicante, y gracias a ello, ella habla español estupendamente, y gracias a ello también nos encontramos un poco menos perdidos. Su novio corre en el equipo francés, y a pesar de una lesión en una de las pasadas EuroCups, se ha podido recuperar a tiempo y debe andar bastante bien.

Nos explica las normas que luego se convertirán en pura rutina para nosotros. Con la llamada de la sirena y la alzada de la bandera, se acude al briefing. Allí los pilotos debemos reunirnos en círculo y escuchar las indicaciones del Race Master, Philip en este caso, que explicará el recorrido de la regata indicando el orden en el que hay que ganar las boyas mediante un croquis con banderas en la arena de la playa, así como también la duración de la manga. Tras ello, una cuenta atrás de 10 a 0, hace que todos los pilotos pongan en marcha sus cronómetros y GPS. Desde ese momento quedan 15 minutos de preparación del material para que de comienzo la carrera. Tras ese tiempo, ni un minuto mas ni uno menos, se da la salida.

Salimos pitando hacia nuestro box, pues los primeros pilotos ya se dirigen hacia la línea de salida. El viento no da la impresión de haber subido. Levanto la Razor 2.5m con líneas de 30m, y me dirijo con el resto hacia el comienzo verdadero del Mundial. Enganchado al arnés disfruto yendo hacia la meta del espectáculo de ver 85 cometas volando muy cerca unas de otras. Prefiero ver todo desde detrás, así que aguardo en la vanguardia, sobre todo esperando que tal vez no los primeros, pero si un segundo grupo de pilotos enrede sus cometas, y pueda con algo de carrerilla atravesar por algún flanco el nudo que formen y partir con algo de ventaja sobre parte del pelotón.

Como no uso ni reloj ni GPS, y estoy muy atrás no oigo la sirena de salida, simplemente veo que la gente empieza a correr. Me lanzo tras ellos. Efectivamente las cometas se enredan. Eso si, el nudo está de la mitad del grupo hacia detrás, y quedo obstaculizado sin salida aparente.

Con no pocas dificultades atravieso el nudo, desde luego demasiado tarde para poder seguir a los mas rápidos, así que una vez encontrado mi sitio, intento hacer mi carrera. La vista de 60-70 pilotos por delante de mí, a la vez que asombrosa es inquietante, miro atrás para guardar la distancia con los perseguidores.

En rumbo de empopada o de través voy corto pero cómodo y controlando la cometa, pero en las ceñidas que son brutales voy corto no, parado. Quiero correr tanto en las empopadas que salgo derivando en algunas boyas, perdiendo terreno en las ceñidas. La mayoría de pilotos no solo me sacan distancia por velocidad, sino también en ceñida.

Tras la segunda vuelta que me cuesta aún mas que la primera, estoy dispuesto a cambiar de cometa. Ya me da igual ir pasado, o salir disparado del buggy. Tengo preparada la Combat 3.9m en el box. El reglamento lo dice claro, en las regatas se puede cambiar de cometas. Incluso veo algún piloto que se sale de la regata en dirección a los box, al cruzar la meta ya enfilando la rueda delantera hacia nuestro box, Philip me enseña la bandera de cuadros blancos y negros. La meta? Ya? Tan pronto? No puede ser! Se me han pasado muy pronto los 40 minutos de regata!

Por si acaso sigo un trecho corto mas de travesía, fijándome extrañado en que todos los pilotos vuelven a boxes. Efectivamente la regata ha terminado. No me encuentro cansado, y al cruzarme con José Mari en el box entiendo la razón. No han sido 40 minutos como me pareció entender, y si 25 minutos. En cualquier caso, se me han pasado como si hubieran sido solo 7. Aún así no estoy nada contento con el resultado. Cada uno contamos nuestra experiencia, a cada cual mas emocionado. José Mari nos relata con pelos y señales lo que ha sentido al ver las cometas posadas en el cielo esperando la señal de salida.

No tardan en organizar un nuevo breafing. Esa parece que será la mecánica: breafing, cuenta atrás, 15 minutos de preparación, salida de regata de 25 minutos de duración, a dar cuantas mas vueltas al circuito mejor. Después 15 minutos de descanso, y nuevo breafing, con 15 minutos de preparación...

En la segunda regata el viento sigue igual. Vuelvo a salir con Razor 2.5m consciente de que seguramente vuela a ir corto, pero he intentado levantar la 3.9m y era demasiado. La regata para mi discurre parecida a la anterior, si cabe pierdo aún mas terreno en las ceñidas, es por qué llevo poca cometa?, o porque sigo llevando el eje delantero demasiado largo y no puedo girar la rueda para ceñir, ni volcar mi peso hacia delante para ayudarme en este rumbo? De cualquier forma voy parado.

Hacia mitad de carrera ruedo paralelo a una cometa francesa, desconozco la marca. Observo al piloto, es una chica joven en un peter lynn con ruedas bigfoot. Estoy a punto de sobrepasarle, pero guarda su posición bajando su cometa para que no pueda pasar, yo la subo y claro, pierdo terreno. Nuestras velas se rozan un par de veces, y en uno de los giros, sus líneas atraviesan las mias que rompen al instante! De mal en peor! Consciente de que esta regata para mi ha terminado corro a desenredar su cometa y se la coloco dispuesta para volver a levantarla. Ante todo juego limpio y compañerismo. Ella me da las gracias y se aleja despacio.

Una vez acabada la manga, y ya de camino hacia el box el quad con remolque de la organización viene a recogerme. Qué bien montado lo tienen todo!

Estoy de bastante mala leche. Al acabar el siguiente breafing le pido la Brooza 4m a Fernando, pero justo el ha visto que va corto con la 3m y va a sacarla para la nueva regata, así que cojo la Brooza 4m de Luis. José Mari correrá con la Búster I de 4m, mas valiente que nadie, Carlos Juan, que continúa con muchas molestias en las costillas continuará con la Combat 2.9m.

He probado la Brooza 4m un día hace algo mas de un año en Zalduendo. Creo que habiendo usado cometas mucho mas complicadas de pilotar en vientos mas exigentes no tendré problemas. Desde luego es estable como ella sola, y me da mas potencia que la Razor 2.5m. En las empopadas del nuevo circuito voy derivando, y disfrutando como un enano, diría que incluso pasadillo en algún momento, pero a gusto. Sin embargo en la ceñida el resultado vuelve a ser idéntico a las mangas anteriores, pierdo terreno y me resulta imposible guardar la trayectoria que siguen la mayoría de los pilotos. Es una gran cometa, pero no la indicada para esta competición.

Aún así poco a poco voy ganando boyas, y lo que es mas importante sin percances de ningún tipo. Siempre que me cruzo con algún compañero del equipo intento animarle. Tal vez sobre todo a Fernando que está rodando con un XenoX y ruedas estándar y con Broozas, es decir, en mucha desventaja respecto al resto, lo cual tiene mucho mérito.

Tras una empopada de disfrute total, alcanzo a un piloto suizo en una de las últimas boyas, rueda con una JoJo RM +, de cerca de 8m me parece ver, y cuando salía ya picando la cometa de la boya, sus líneas me cazan y tiran mi cometa. No puede ser!! Viendo que él no se baja a deshacer el lío, me desengancho de los leash, y corro hacia el lío. Le coloco su cometa, el hombre me lo agradece, pero para mi es demasiado tarde. Vuelvo a los mandos, y no!! Una broza con un caramelo en el estabilo? Dónde se ha visto eso? Pasa cerca de minuto y pico en el que intento sin lograrlo deshacer el caramelo, y pasan un montón de pilotos que me van a superar. Se me cruza por la cabeza acabar la carrera con la cometa plegada, tal vez lo consiga, pero todavía me queda un buen trecho, así que a pesar del viento decido volver a soltar los mandos y correr hacia la cometa a deshacer el lío. La cometa empujada por el fuerte viento huye tras mis pasos, la piso, echo arena en el borde de fuga. Siguen pasando pilotos! Y deshago el caramelo, para cuando vuelvo al buggy es ya tarde del todo.

Al llegar a la meta Philip me enseña la bandera de cuadros blancos y negros con una gran sonrisa y el pulgar hacia arriba. Lo importante es estar aquí.

Cuando vuelvo al box quiero pensar que no habrá mas regatas, quiero que el día acabe cuanto antes. Llaman a un nuevo breafing y dan por concluida la jornada.

El brazo izquierdo me duele cada vez mas. No estoy a gusto con mi papel. Tras recoger me entra un gran cansancio, voy solo para casa, pero Oiane tiene las llaves de la habitación y no hay nadie. Supongo que estará en la reunión de Jurados. Vuelvo meditabundo, cansado y arrastrando la moral. Cierto es que son cerca de las 20h y llevamos 12h sin comer. Con todo el lío de las regatas no hemos tenido tiempo. Puede que me encuentre tan bajo por eso. De vuelta al char à voile, me encuentro a Gigi en su furgoneta y a Freddy también, vienen a buscar al equipo español para la ceremonia de apertura. Pues no estoy yo para mucha ceremonia. Justo aparecen por allí mis compañeros, nos montan en la furgoneta entre risas y gritos de ánimo. Gigi es todo un personaje y un loco del volante, se salta un par de semáforos y llegamos a la plaza del pueblo, hay bastantes espectadores, parece que también hay autoridades políticas y deportivas, y todos los equipos forman en fila tras su bandera. Una gran organización. No me canso de repetirlo.

Al llegar entre sonrisas cómplices, aplausos y gritos de ánimo, parece que nos tienen simpatía, justo suena el himno español. Hemos llegado a tiempo. Menos mal que Gigi se saltó los semáforos! Formo el último de la fila, algo separado de mis compañeros. Personalmente no creo en himnos, ni banderas de países. Y desde luego he venido aquí a aprender todo lo posible y a participar, para nada quiero ser coartada del escaparate electoral de ningún político. En cuanto llega Oiane que se ha escapado de la reunión de Jurados, nos disculpamos ante los compañeros y vamos camino de casa.

Después de descansar un rato, José Mari nos avisa que habrá cena de pilotos en el char à voile. Aunque no tengo muchas ganas de abandonar la posición de tumbado, puede venirnos bien a todos charlar en la cena, y apoyarnos los unos en los otros como hemos hecho desde que llevamos aquí.

Antes de ir a la cena, los compañeros le entregan a Oiane un obsequio que les han entregado en la ceremonia de apertura del Mundial, saben que para ella ha sido un día muy duro.

EDITADO
Hacia mitad de cena, aparece una de las chicas del equipo francés. Le traen en brazos pues tiene un vendaje muy aparatoso en la pierna. Parece ser que se ha lesionado en las regatas. Oiane nos da la noticia que se ha comentado en la reunión de Jurados. Tras caérsele la cometa se ha levantado del buggy, ha intentando volverla a relanzar dando pasos hacia atrás, cuando un piloto holandés que iba muy fuerte no ha podido esquivarla y le ha atropellado. Los seguros se ocuparán de todo.

Le recibimos con un sonoro aplauso y gritos de ánimo. El ambiente reconforta, y la comunión entre pilotos es excepcional!

alisios

  • usuario
  • E-060
    • Peter Lynn Vapor Riders
Los Nucleares de Gravelines: diario de un Mundial.
« Respuesta #17 en: 22/09/2006, 18:51:33 pm »
Sábado 16 de septiembre de 2006.
Me despierto con mucho sueño y bastante dolor en el brazo. El cielo está encapotado y las banderas no se mueven. Esta vez las previsiones han acertado, por eso ayer corrimos tres regatas, por si hoy no se podía competir.

Al llegar al char à voile camino del breafing de las 9h, me fijio en las clasificaciones que están colgadas en un corcho. Mas fácil empezar por abajo. El humor que no falte. Si no puedo reírme de mi mismo...

En la zona alta me suenan el primer y segundo clasificado de verles en alguna de mis visitas al foro de la GPA, Dominik Zimmerman, y Malte Lutz, también me quiere sonar el octavo: Bjorn Krautschick? El Bjorn de la Yakuza de 14m del primer día?

Hoy rotamos de box, lo haremos todos los días. De esta manera la distancia de la caseta de cada equipo al box unos días está mas cerca y otros mas lejos. Así todo es equitativo y nadie cuenta con ventajas.

La playa tiene aún mejor aspecto que en días anteriores, los charcos del primer día han desaparecido prácticamente por completo. Consultando por este motivo, parece ser que las condiciones orográficas especiales de Gravelines le dotan de una bajamar de escándalo de 6 días, seguidos de una pleamar que se come la playa al completo. Estos días de bajamar son los elegidos para rodar en el Mundial.

En el breafing nos comunican que de momento no habrá carreras por falta de viento, pero que debemos estar disponibles en la playa, y nos convocan en una hora. También refieren quejas de algunos equipos sobre las clasificaciones de ayer. Comentan que hubo problemas al apuntar una gran cantidad de dorsales por las diferencias de letras y números entre ellos. De repente el equipo holandés se encara con el equipo alemán. Nosotros nos miramos flipados! Jerome Grimminick y el resto de holandeses se sueltan el arnés y lo tiran al interior del círculo de breafing!!! Se nos salen los ojos de las órbitas! Se están plantando!! La tensión se corta en el ambiente! Marie nos explica que los holandeses hicieron buenos puestos y no están conformes con que sus puntos no se tengan en cuenta.

Finalmente tras varias reuniones de Jurados y Capitanes deciden anular los resultados de ayer.

Después de varios breafing donde se mide rigurosamente el viento que sopla en la playa y en las diferentes boyas del circuito, nos comentan que legalmente no es suficiente para dar la salida. A pesar de la falta de viento el ritmo de la organización es frenético, sacan pronósticos de viento, y están en continuo movimiento entre la zona de breafing y las boyas.

Hacia  medio día el viento sube algo mas, la salida será posible! El viento es muy escaso. José Mari correrá con la Combat mas grande que tenemos: 8.6m, Carlos Juan con la 7.2m, Fernando está bastante cansado, el esfuerzo para rodar con rueda midi y estándar por arena blanda es enorme, y mas con la Brooza 5.5m con la que ha estado probando durante la mañana. Comenta que no va a correr esta manga, y que se quedará haciendo fotos, otra de sus pasiones. El resto lo sentimos pero respetamos su decisión. Yo iré con la Combat 7.5m.

En la salida hay mas problemas que ayer para que las cometas se mantengan en el aire. Muchas se desploman y pliegan en el baile de pilotos. Las nuestras se ven pequeñas en comparación con las gigantes de 15.5m y 14m.

Entre nosotros ya hemos hablado que tras el respeto del primer día, y habiendo cogido algo de confianza en las tres regatas de ayer, puede ser conveniente irse intercalando en los primeros puestos de la salida. Yo me coloco muy adelante pero en un lateral, a unos 10m de una de las boyas de la salida, pienso que puede ser lo mas favorable. Al llevar cometa mas pequeña que el resto, será mas ligera de mover y en un par de picados puedo salir en los puestos iniciales.

Hoy oigo bien la cuenta atrás de la salida, pero… tres o cuatro pilotos que están delante de mi han liado sus cometas y no puedo pasar por la trayectoria que tenía pensada, y esquivarla es imposible. Además a pesar de que suponen un obstáculo, intentan levantar las líneas sin darse cuenta que falta gente por salir.

De nuevo he tenido problemas en la salida. No importa, queda carrera! Me engancho al arnés e intento mover la 7.5m todo lo rápido posible, arriba y abajo. Hoy también vuelve a haber problemas en la primera y segunda boya. Además, la arena cerca de la primera boya está mas seca, prácticamente suelta, y muchos buggys se clavan a pesar de llevar bigfoot.

Desde luego no veo ruedas de disco por ningún lado, lo mas diferente a las bigfoot son las midi de Fernando, y las de un italiano que tanto ayer como hoy rueda con muchos problemas para controlar su cometa.

Para evitar que la cometa no pliegue o caiga hay que moverla continuamente, incluso en las empopadas, y por lo tanto preciso hacer loops hacia una lado y otro. Como no tengo quitavueltas en la polea del arnés, pues dudo que tenga aún nivel para llevarla, me cuesta contraloopear la cometa, sobre todo teniendo en cuenta que las líneas que he montado en la 7.5m tienen algo mas de 2 años y están muy despeluchadas. Con el problema que tuve ayer en líneas mas jóvenes que estas, tengo miedo de que cualquier roce con otro piloto acabe dejándome fuera de carrera.

Tal vez por ese motivo también evito juntarme mucho a los pilotos que mas rápido ruedan en las boyas, no quiero percances, prefiero asegurar y coger pocos puntos a quedar fuera. Al cruzarme con Jose Mari le veo con problemas para dominar la Combat 8.6m, es una de las que menos hemos usado, y tal vez vaya demasiado frenada, o con arena todavía en su interior del primer día en Gravelines. Fernando sigue luchando como un jabato, menudo ejemplo de trabajo y humildad!

En la segunda regata del día, también antes de comer, la situación es similar, la esperanza y las dudas también son las mismas. Fernando se suma de nuevo al equipo después de haber subido ligeramente el viento. Sus fotos de la primera manga son excepcionales.

Una vez en carrera, a pesar de ir despacio y de los continuos loops que se precisan voy cómodo, veo que el resto de pilotos tampoco rueda muy rápido, y hoy desde luego pudiendo volar Combat el rendimiento en general, y sobre todo de mi ceñida ha mejorado mucho. Para ello también he continuado acortando el eje delantero del Xpeed.

No sé en qué puestos estoy entrando pero creo que algo he mejorado respecto a ayer.

Durante la tarde el viento vuelve a bajar, y se suceden varios breafings posponiendo la hora de salida. Al ser sábado muchos curiosos se acercan a la playa, y parece ser que aunque el viento para correr no es legal, vamos a salir en regata de exhibición. Los compañeros de equipo no participarán. Yo que me encuentro mucho mas animado y emocionado que ayer con mis avances, así que no me lo pienso. Eso si, el viento es muy bajo. Salgo camino de la salida con la Combat 7.5m y llego por los pelos.

Partimos menos cometas y eso se nota, voy mas cómodo que en regatas anteriores, y me dedico a aprovecharlo. Ruedo mas relajado a pesar de los esfuerzos que hay que hacer para mantener la Combat 7.5m en vuelo debido al mínimo viento. Me fijo en otros pilotos, en concreto en Bjorn que rueda el primero y con ventaja, va con unos pantalones verde fosforito, y recuerdo haber visto unos pantalones así en las fotos de la EuroCup de Gravelines que vi antes de partir hacia el Mundial. Va como una moto con su Yakuza 14m, intento no seguirle porque sencillamente no puedo, pero si fijarme en el recorrido que hace. Noto que adelanto puestos.

Aunque es una carrera de exhibición mi tónica es la misma, si veo que alguien va notablemente mas rápido que yo, le indico en inglés por donde puede pasarme, o recorro mas metros en las boyas para no molestar. Practico varias veces los giros a contraviento, que en intentos anteriores no siempre había podido lograr con agilidad. Voy cogiendo poco a poco el punto al Xpeed. Desde luego correr aquí está siendo para mi como aprender otra vez a andar en buggy.

No sé en que puesto he llegado pero me encuentro bastante mas satisfecho que ayer.

Hoy por falta de viento no habrá mas regatas. Vuelvo al box. Charlando con los compañeros se oye lejano un golpe sordo. Dirigimos la cabeza hacia donde se encuentra el público. Una cometa se ha desplomado de toberas sobre un pequeño grupo de espectadores!!!! A lo lejos creemos intuir que todo va bien, pues un par de personas se levantan del suelo.

Después de recoger, casi siempre somos de los últimos en irnos de la playa, nos dirigimos al char à voile, a la entrega de premios. Como es debido! Allí está Bjorn que entre otros recibe su premio. Le pongo cara a Malte Lutz del foro de la GPA, es casi un niño, me saca cabeza y pico de altura pero casi un niño! Las gafas le dan apariencia de no haber roto un plato en su vida. Me recuerda a Harry Potter! También Uta Niessen, la actual campeona del Mundo, que recibe varios premios. Los aplausos son cortos y no muy intensos, parecen estar acostumbrados a ver a gente recibiendo premios.

En la barra están preparando zumos, champán, champán con zumo de uva, y algunas pastas. Hay hambre pues hoy también a penas hemos tenido tiempo de picar un cacho de pan con un poco de jamón entre regatas, a pesar del poco tiempo. Creo que no nos hacen falta disimular las ganas de celebrar y brindar con champán por el hecho de estar donde estamos, y personalmente por haber superado el tabardazo moral que tuve ayer.

Gigi siempre anda cerca de nosotros. Siempre pendiente de que todo nos vaya mejor que bien. Mientras charlamos entre nosotros y con algunos otros pilotos todavía algunos nos miran con cara de no creer que en España se practique el Kite Buggy. Tal vez seamos el punto curioso. Brindamos con Uta Niessen, no me canso de decirlo: actual campeona del Mundo, que se ha acercado a saludar a Oiane con un montón de premios en las manos. Verdaderamente me sorprende por su sencillez y su humildad.

Anuncian que todo aquel que quiera está invitado a una cena especial que han preparado los italianos en la Base Nautica. Ya que nos pilla de paso, y que ocasionalmente hemos hablado con ellos en los breafing iremos.

Tras la reunión de Jurados, Oiane nos cuenta como todos los días las últimas novedades. Han estado visualizando un video que grabó un aficionado de cómo el piloto holandés atropellaba a la piloto del equipo francés. Ha debido ser impresionante, pues nos cuenta que del golpe salió despedida varios metros por el aire. Hay que andarse con mucho ojo, pues hay gente aquí que va con el sable entre los dientes.

Al salir del char à voile ya han colgado los resultados de hoy, efectivamente mis sensaciones en carrera se han traducido en mejores resultados. Espero seguir mejorando.

Una vez en la cena coincidimos con los italianos, parte de la organización francesa, con los checos y algunos ingleses. El equipo italiano es una tanto peculiar pues aunque está formado por dos pilotos, han venido con tres asistentes: uno encargado de la coordinación del equipo, otro de la organización del box, y otro mas técnico de fotografía. Son ellos tres los que cocinan.

El vino tinto y blanco que sirven no tarda en templar el ambiente, uniendo a los diferentes equipos.

Está John, inglés, que rondará los 68 años, y esconde tras sus canas y pronunciada barba muchos años de piloto en la PKA de Inglaterra. Aquí en Gravelines es el presidente de los Jurados, y ayuda a Oiane en todo lo que puede.

También la pareja de checos, ambos altos, con perilla y con aspecto desgarbado, ruedan muy similares a nuestro nivel con la Bora de UL Profile, aunque confiesan hacer mas snowkite, y kiteski sobre hielo, además de saltar con los buggys. Fernando aprovecha para enseñarles unas fotos que les hizo ayer, con el sol de fondo haciendo saltos realmente espectaculares. Uno de ellos se dedica a la fabricación de buggys, que no tienen para nada mala pinta. Carlos hace buenas migas con ellos.

Otro grupo de ingleses que están en un recodo de la mesa se mantienen mas apartados, pero en uno de los brindis se acercan mas. Uno de ellos comenta que es piloto esponsorizado por Libre, y que se encuentra realmente descontento con el affaire Libre-UL Profile que le ha dejado sin la posibilidad de pilotar la Bora, teniendo ahora dificultades para hacerse a la nueva cometa puntera de Libre, la Vampir Race Pro.

Cada uno intenta contar su historia. Yo que todavía la estoy empezando prefiero simplemente escuchar.

alisios

  • usuario
  • E-060
    • Peter Lynn Vapor Riders
Los Nucleares de Gravelines: diario de un Mundial.
« Respuesta #18 en: 22/09/2006, 21:46:50 pm »
Domingo 17 de septiembre de 2006.
El cansancio al despertarnos ya es parte de nuestra rutina. El paso de los días, el ritmo frenético de las regatas, y lo poco que comemos va haciendo mella en las reservas que trajimos a Gravelines.

El día está encapotado y al igual que ayer no parece hacer viento. Los ánimos del grupo al ver que de camino a la playa no sopla brisa decaen, pues aunque yo ayer me encontré cómodo, tal vez acostumbrado a rodar en casa muchos días en malas condiciones, ellos no disfrutaron. Fernando sigue fiel a sus principios y no quiere usar cometas en competición que anteriormente no haya podido probar de manera prolongada, y seguirá rodando con Brooza, aunque sin viento sus posibilidades de mejorar posiciones y sobre todo de disfrutar como se merece no son altas.

Tal vez por eso nuestro paso es lento. A medio camino del char à voile las campanas de la iglesia repican dando las 9h. Al llegar a la playa por megafonía creo escuchar que buscan un piloto del equipo español. Me adelanto rápidamente. No logro entender que dicen con exactitud. Me cruzo con el de la camiseta roja, que resulta estar buscando a José Mari, con mi deficiente inglés le indico que viene justo mas atrás, pero sigo sin saber cual es el motivo de que le busquen.

Me coloco en la línea de breafing mientras el resto del equipo y otros pilotos continuan llegando con cuentagotas. Cuando llega Fernando me dice que buscaban a José Mari para hacerle control antidoping. Buena organización! Se ven un par de anemómetros, y desde luego las regatas no se van a disputar pues no sopla nada de aire, así que nuestro fotógrafo oficial no tarda en sacar la cámara y me dice que quiere ir a retratar a José Mari.

Carlos Juan no tarda en llegar también al breafing. Las molestias de su golpe en las costillas del primer día de regatas no ceden, así que le han puesto un vendaje.

Nos convocan para dentro de una hora, aunque antes nos dan una noticia bastante asombrosa. El piloto responsable de habérsele caído la cometa encima del público ha sido retirado de la competición, y sancionado durante 6 meses. Glups!!

Nos alejamos del circulo de breafing preguntándonos si habremos entendido bien, pues hoy no hemos localizado a Marie para que nos traduzca. Visitamos a José Mari que está en la dependencias del char à voile. Le habrán sacado sangre y se habrá mareado?

Cuando llegamos está firme como siempre, para algo es el General! Varios pilotos comparten mesa y circunstancias con él. Está en proceso de beber agua para poder llenar varios botes de orina. La espera se le hace pesada, y a nosotros también. Fernando y Carlos deciden hacer un pequeño resumen de lo que está siendo nuestra experiencia aquí, para pasársela a Álvaro (webmaster de la página de Viento Norte) por correo a través del ordenador de Freddy. Del viento no tenemos noticias.

José Mari continúa engullendo agua orgulloso de poder colaborar con la organización. Se muestra decidido a escanear los resultados al llegar a España y colgarlos en el foro, donde a pesar de su experiencia, ya que empezó a rodar antes que Fernando, se ha registrado hace pocos días.

La prueba evidentemente es negativa, así que una vez finalizado el compromiso e informado a nuestro contacto en la web, volvemos a la playa para el siguiente breafing.

Pasan varias horas hasta que el viento se empieza a animar. Presentimos que el viento puede seguir subiendo a lo largo del día, es mas, desde que han avisado para el breafing, hasta el breafing de carrera el viento ya ha subido bastante. Tenemos que volver a replantear nuestro plan, y cambiar las líneas que están en las cometas mas grandes, y empezar a mirar al cielo en búsqueda de algún dato que nos indique hasta cuando subirá el viento. El resto de equipos está en igual situación, a penas nadie rueda, todos ajustan sus cometas.

Faltan 15 minutos para que comience la carrera, algunos los mas tempraneros ya montan en sus buggys camino de la salida. José Mari correrá con su Quadrifoil de 5m, todo un mito. Yo no tengo ni idea de que talla sacar. Me acuerdo de Eneko que está convaleciente de una lesión, que me suele decir: “tienes dudas porque tienes donde elegir”, es cierto pero esto no es el pantano donde ruedo habitualmente. Quedan 40 minutos para que concluya la carrera, y en ese tiempo puede subir mucho el viento o mantenerse, hay que jugársela ya! Talla media al canto: Combat 3.5m de la serie azul de Luis, de vuelo estable y sin tirones, me vendrá bien si el viento se pone tonto en mitad de la regata. La manejo fácil camino de la salida, no sé si llevo una Combat o una compresa porque me siento seguro.

Disfruto mucho. Cada vez me siento mas cómodo con el Xpeed. Poco a poco voy recuperando la confianza perdida en los primeros días. Miro continuamente mi posición en el grupo, cruzo muchas miradas con los pilotos con los que voy coincidiendo, me sale de dentro una especie de saludo asintiendo una vez con la cabeza, y muchos me devuelven el gesto. Parece querer decir estoy disfrutando, ánimo que lo estamos haciendo bien. No hacen falta idiomas cuando se disfruta en Kite Buggy.

En las siguientes dos regatas, viendo lo cómodo que me encuentro y que el viento parece estabilizarse, creo poder llevar mas talla. En rumbo de empopada y de través voy suficientemente rápido aunque no derivo todavía, pero en la ceñida creo que necesito algo mas de trapo.

Me dejo de medias tintas y paso del proto de la Combat 3.9m de la serie roja, y viendo lo cómodo que he ido antes con la serie azul, subo directamente de 3.5m a 4.2m queriendo buscar mas rendimiento en la ceñida aunque en algunos rumbos pueda derivar.

En la segunda regata me encuentro igual de cómodo, estoy empezando a disfrutar de verdad! Giros milimétricos a contra viento, adelantamientos, paso las boyas sin problemas, estoy haciendo mi carrera, y la estoy haciendo bien. A pesar de ello, la mayoría de competidores casi me doblan en el tamaño de su cometa. Veo aparecer velas enormes respirando detrás, delante y sobre mi Combat. Algunos directamente tocan con su tela las líneas de mi cometa. Ruedan sin a penas mover zig-zageando las líneas, la dejan quieta en un sitio, y se dejan llevar, sin mas dirigiendo la rueda delantera. Oiane tiene razón, a penas les cambia el semblante a la hora de rodar, están como en el sofá de casa comiendo salchichas Frankfurt o una hamburguesa, mientras yo por ejemplo voy apretando los dientes.

Hoy le ha tocado a José Mari romper sus líneas en la Quadrifoil 5m, concretamente en la segunda manga. Nuestro material está sometido a un gran desgaste desde el primer día por las condiciones de la playa. No tarda en improvisar unas líneas mas cortas con los restos de las rotas.

Me dispongo a salir hacia la tercera regata disparado con la Combat 4.2m, cuando Carlos Juan me da un grito: “ponte el casco”. Loco de ganas de correr se me olvidaba el casco colgado en la valla del box. Desastre que es uno.

Una vez dada la salida, en el primer bordo se me cuela la Combat entre las líneas de la Vampir Race Pro de un piloto belga que me grita con mala cara. Sé sobradamente que la culpa no ha sido mia pues yo llevo mi trayectoria y no me he movido. No pienso aguantar ese tipo de comportamientos! Le grito igualmente y le digo que no se queje. Mientras logro sacar mi cometa sin que caiga al suelo y continuo el bordo hasta la primera boya algo retrasado por el incidente.

Tras un par de giros al circuito veo que Uta Niessen ha tenido algún problema con su Skua Race, creo que es la única persona que usa esta marca. Tiene toda la serie. Tras un giro completo la encuentro tranquilamente sentada junto a los Marshall en una boya, no ha podido completar la carrera. Le miro y asiento saludándole con la cabeza. Ella responde con el mismo gesto y el pulgar hacia arriba, que ejemplo mas grande de competidora!

Aunque el ejemplo lo tenemos en casa, Fernando que con las ruedas midi y estándar tiene muchos problemas para poder salir de las zonas de arena suelta. En un par de ocasiones sacrifica los metros de ceñida que tanto le ha costado ganar en beneficio mío para evitar enredar nuestras cometas o cruzarse en mi trayectoria. Se lo agradezco con el alma en la mano! Le animo con todas mis fuerzas, pues aunque a veces ruede despacio, como compañero de equipo se merece estar con los mejores!

Tras tres regatas damos por concluido el penúltimo día de competición. Recogemos todo para ir camino de la ducha, pues hoy tenemos cena de pilotos en SPORTICA, que es una especie de centro comercial y deportivo de Gravelines.

Gigi que sigue siempre pendiente de nosotros viene a recogernos a casa, montamos con Dennis de PKD/Bilboquet y Esmeralda, ambos de la página powerkite.net. A pesar de que tenemos como conductor al Fernando Alonso de Gravelines, no llegamos a ver la entrega de premios.

El local está a reventar. Nos sentamos con los italianos, pues después de la cena que organizaron hicimos buenas migas con ellos. Son tal vez los que ruedan en lugares que se parecen mas a los nuestros, aunque aquí parece que nosotros nos estamos adaptando algo mejor que ellos.

Tenemos una cena un tanto extraña, pues entre el aperitivo y el primer plato tuvimos espectáculo musical, y entre el primer plato y el segundo mas de lo mismo. Momento que aprovechó el equipo holandés para marcharse. Antes del postre organizaron un pequeño baile, que duro todavía cerca de una hora mas.

Estoy bastante cansado y es tarde, así que Oiane y yo abandonamos la fiesta antes que los chicos de Viento Norte. Me puede venir bien descansar de cara al último día, pues hoy he hecho mi mejor posición, concretamente en la primera regata. Puesto 58. Me encuentro con posibilidades de mañana, tal vez, mejorar algo mas.

alisios

  • usuario
  • E-060
    • Peter Lynn Vapor Riders
Los Nucleares de Gravelines: diario de un Mundial.
« Respuesta #19 en: 24/09/2006, 19:04:19 pm »
Lunes 18 de septiembre de 2006.
Último día. Quien dijo cansancio? Hay que aprovechar hoy a tope ya que la ceremonia de clausura es a las 13h, y me conviene correr al menos dos regatas. Si continuo en proceso de mejora tal vez pueda subir algún puesto mas. Pero…al asomarme a la ventana a penas sopla el viento. No creo que se puedan disputar mas de dos regatas hoy.

Todos los días desayunamos en la cafetería de la Base Náutica, Cacao con leche, que ellos llaman chocolate, también café, zumo de naranja, mermelada, fruta, nocilla, jamón, mortadela... no nos falta de nada. La mujer de rojo nos cuida bien.

Camino del breafing Carlos, que lleva un par de días dándole vueltas a acortar las líneas, hoy está decidido a rodar con el mismo estilo que el resto de competidores. Sacará mas talla, pero con menos longitud de línea. Se muestra convencido de que podrá mejorar bastante de esta manera.

Se suceden varios breafing ya que el viento no es suficiente. Jonh el presidente de los Jurados se acerca a nuestro box a interrogar a Fernando sobre la cámara de video que ha estado utilizando, pues le ha gustado cuando ha visto a Fernando y José Mari grabando en las diferentes localizaciones del Mundial. Es un hombre muy afable, y a pesar del idioma nos entendemos suficientemente bien. Tras intercambiar datos con él, nos confirma que están esperando que entre un frente, así que podría llegar a llover, aunque antes esperan algo de viento.

Sin noticias del frente, unos minutos antes de medio día comienza el viento que entra de la dirección opuesta a jornadas anteriores. Vuelve a ocurrirnos lo mismo que ayer. Debemos cambiar en tiempo record las líneas de las cometas mas grandes para bajar talla. Opto por la misma cometa que ayer, ya que la situación es muy semejante: Combat 3.5m; Carlos Juan probará con 4.8m y líneas cortas, José Mari con la Búster I de 4m y Fernando con su compañera del alma todo el mundial: la Brooza.

En el breafing de carrera nos advierten que como fin de Mundial solo podremos disputar una manga, pero que en vez de ser a 25 minutos, será de 40. Además ponen especial atención a explicar que aunque en la zona de boxes el viento entra moderado, en la línea de mar por donde discurrirá parte de la regata entra con mayor fuerza.

Para mas emoción el circuito de hoy es algo mas enrevesado debido a la caprichosa dirección del viento. La salida será en un lugar diferente, y los rumbos de los pilotos se cruzarán en muchos mas bordos que en circuitos de días anteriores, lo cual aumenta la peligrosidad y dificultad, pero tal vez también la vistosidad. Al igual que todos los días desde el primero, nos recuerdan insistentemente que cumplamos a raja tabla la primera norma de una regata de Kite Buggy: “la prioridad derecha”, o lo que es lo mismo, la prioridad la tiene siempre el piloto que navega a nuestra derecha. A su vez nos recuerdan que a la hora de realizar un giro debemos avisarlo, cuando menos gritando, y hay que hacer todo lo posible por indicar con la mano hacia qué lado vamos a girar.

Mientras pongo rumbo a la salida desde nuestro box, percibo en mis manos el aviso que nos daba Philip, el viento aumenta a medida que me acerco a la línea de mar. Ruedo rápido, y estoy a punto de bajar la cometa y regular su tracción mediante el “PKD s”, pero a penas tengo tiempo, pues al ser la salida desde un lugar diferente a todos los anteriores, quiero coger bien la medida a la primera boya que está mas cerca que de costumbre.

Observo rigurosamente las zonas de arena suelta, y  también donde puede ser mas rentable hacer el giro. Parece que el viento continúa subiendo. Delante de mi, uno de los pilotos suizos que compite con Flysurfer y botavara sale despedido del buggy. Noto con frecuencia que la cometa tira con muchas ganas. Cabe la posibilidad de que el viento siga subiendo y en mitad de carrera tenga problemas por ir demasiado pasado de vela. Ya no hay marcha atrás: “alea jacta est”.

La salida es mas tensa que las anteriores, no en vano es nuestra última oportunidad de mejorar puestos. La primera boya está mas cerca de lo que es habitual, y se nota un tapón gordo de pilotos. Mas o menos recuerdo por donde poder pasar sin mucho riesgo a derribar o ser derribado. Tras superar la boya comienza una ceñida infernal, y evito en lo posible las zonas de arena blanda que voy descubriendo a medida que avanzo.

El viento está mas racheado que en días anteriores, y en ocasiones vapulea mi cometa queriéndola plegar. Por nada del mundo voy a dejar que lo logre. La ceñida nunca acaba, es kilométrica, voy casi hasta cruzarme en dirección contraria con los pilotos que llevan mas ventaja. Clavo el giro a contraviento con grito de: giiiiiirooooooooooo. No voy mal. Las empopadas son de vértigo. Gano la última boya antes de línea de meta con un derrape, me vuelvo a enganchar al arnés, hago un loop cerrado para entrar rápido y acercarme a la boya de meta. Reviro la cabeza lo suficiente para ver que no tengo nadie detrás, y apunto con la rueda hacia la boya  para pasar lo mas ajustado posible. Grito mi dorsal para que lo apunten los Marshall, y el tirón de la cometa al cambiar de rumbo me deriva un par de metros. Que hubiera hecho yo aquí sin arnés!

Tras la derivada hay que ceñir para ganar la boya que está en mitad del circuito, rápidamente redirecciono la rueda y apunto hacia la boya. Voy muy rápido y disfrutando al máximo.

Delante tengo a un piloto checo con Bora, seguramente si le adelanto le pase en la clasificación, o cuando menos le saque algún punto mas. Es mi próximo objetivo y lo veo factible. Tras superar la boya él pierde el control sobre su cometa. Ha navegado demasiado empopado y ha perdido tensión en sus líneas. La cometa cae irremediablemente al suelo poco a poco, y ya no puedo adelantarle por ese flanco. Él no para el buggy, sigue dejándose llevar por la inercia de la empopada y arrastra sus líneas por el suelo. No me permite girar! Cuando consigue parar, yo también me he empopado y la Combat cae contagiada por la gripe checa!! Mierda!! Las líneas pierden tensión y varios pilotos que venían tras de mi me rodean, sigo mi rumbo y mas mierda!! Las líneas se me han enrollado en el eje trasero!! Tengo que tener mucho cuidado porque además de encontrarme en uno de los puntos de máxima velocidad, las líneas que llevo son las despeluchadas, y cualquier tajo pequeño puede acabar con mis posibilidades de puntuar.

Me cuesta cerca de medio minuto arreglar el percance y oigo los buggys y el silbido del viento en las líneas de los competidores pasarme muy cerca. Cuando logro deshacer el nudo, el piloto checo todavía tiene problemas con su cometa. Amablemente me deja pasar y me anima. Gran ambiente! Se lo agradezco levantándole el pulgar a la vez que me vuelvo a enganchar al arnés! Llevo terreno perdido. Bjorn me pasa como un relámpago con su Yakuza, intento aprovecharme y sigo su trayectoria, nuevamente me es imposible seguirle en velocidad. Adelanto algún puesto.

Noto que el viento sigue queriendo jugarme una mala pasada, ya me ha tirado la cometa una vez, aunque he podido levantarla al instante perdiendo terreno de ceñida. No creo que falte mucho para acabar. Tras un giro corriente pues el viento está vacilón-vacilón llego a la última ceñida. Me he soltado del arnés en el giro, y ahora lo estoy pagando, los tirones son muy fuertes, voy con el culo levantado apoyando todo mi cuerpo en las barras laterales del buggy, y… en otra racha la cometa se me escapa literalmente de las manos. Benditos leash! Me cuesta recuperar la posición de los mandos, y vuelvo a perder tiempo.

Cuando me recupero tras varios segundos observo a Fernando luchando con la arena suelta cerca de la antepenúltima boya, al llegar a su altura nuevamente me cede la posición sacrificando la suya. Otro gesto enorme! Tras cruzar la boya tengo a  José Mari delante, le animo. Estamos en la última empopada del Mundial. Nos merecemos disfrutarla a toda velocidad.

Tras cruzar la meta con un sentimiento agridulce, continúo hasta la siguiente boya queriendo que esto no acabe, pero el Campeonato del Mundo `06 ya es Historia.

En el breafing final, los Capitanes de cada equipo agradecen públicamente su esfuerzo y dedicación a los Jurados. Se convoca a los pilotos a la entrega final de premios en SPORTICA.

De camino a la ceremonia, a José Mari y a mi nos cuesta seguir el ritmo que han puesto en cabeza Fernando y Oiane. Además de cansados nos cuesta andar, coincidimos en que tenemos las zapatillas llenas de arena de la playa. Aunque molesta, parece que no nos la quisiéramos quitar para retrasar lo mas posible nuestra despedida de este lugar.

Cuando llegamos, la sala está ya preparada para la ocasión: un gran podium, un centenar de trofeos y otros obsequios…, aunque no somos los últimos porque todavía quedan pilotos por llegar.

Uno a uno y en orden descendente de la clasificación, se lee los nombres de los pilotos participantes, y nos entregan una camiseta a cada uno. Todos, incluso los pocos competidores no asistentes, tienen su aplauso.

Se han organizado tres podiums: mujeres, hombres y por equipos. En todos suena el himno nacional de los ganadores. Mientras aplaudo, noto un cosquilleo en la boca del estómago. He competido con los mejores y sigo vivo, y sobre todo, tengo ganas de repetir!

Luego un representante de cada equipo participante recoge un trofeo conmemorativo del Mundial. Le agobiamos a Oiane para que lo recoja ella por el tiempo que ha dedicado en nuestra representación y beneficio, pero no quiere. Fernando, José Mari y Carlos parece que tampoco, así que decidido doy un paso al frente. Es todo un honor. Lo sortearemos entre nosotros al llegar a casa.

Posteriormente tanto los Jurados, Capitanes como toda la organización: Philip, Freddy… suben al podium también a recibir su aplauso.

Además de la competición propiamente dicha, tal vez este haya sido un Mundial donde la equidad ha estado presente hasta el último momento, pues toda persona que ha colaborado o participado en este, el mayor evento del Mundo del Kite Buggy, ha obtenido al menos un gran aplauso señal del reconocimiento de todos.

Tras la ceremonia un ligero lunch, que aprovechamos para despedirnos de los pilotos con los que hemos compartido cuatro intensos días de competición, así como de personas anónimas que han aportado su granito de arena para hacernos mas fácil y agradable nuestra estancia en Gravelines.

Volvemos por última vez al char à voile. Nos queda lo mas duro, recoger, desmontar y empaquetar. No solo nosotros tenemos muestras del paso de la competición, el material también, así que eliminamos restos de salitre y arena para que no sigan sufriendo en su largo viaje de vuelta. Parece que no terminamos nunca de recoger.

En casa la ducha y las risas no faltan a su cita de cada día, da igual que sea la última vez.

Gigi nos espera con su furgoneta. El pequeño gran hombre está cuidando de nosotros hasta el último día. Nos va a enseñar el pueblo. Estatuas, torres, parques, canales y bohemios jardines hacen las delicias de los objetivos de José Mari y Fernando, que intentan robar a Gravelines las últimas imágenes para su memoria.

El sol se ha puesto. Gigi nos lleva a su casa, ya conocemos a su mujer y a sus hijas, pero aún nos sigue sorprendiendo su hospitalidad pues han preparado platos y una suculenta cena para despedirse de nosotros. Es imposible negarse.

Tras la cena dejamos a Gigi que descanse, pues nos llevará en a penas 3 horas de nuevo a Charleroi. De camino a la Base Nautica vuelvo ajeno a la conversación de los compañeros, es cerca de media noche y parece que huimos del reloj por la calles de Gravelines. A las 12 de la noche volveremos a ser cenicientas.